Con tecnología de Blogger.

Fuerza Rayos | Perdóname Miguel, perdóname Necaxa

Por Gerardo Cuéllar.
@GerardoTaker

Pocas veces había tenido tantas ganas de escribir que me equivoqué y pocas veces me dio tanto gusto que algunas personas me callaran la boca, pero después de lo que vivimos el sábado pasado, no queda sino ponerse de pie y aplaudirle a un equipo que sacó un partido que parecía perdido.

El técnico de Necaxa, Miguel Fuentes agradeció la entrega de
sus jugadores en la conferencia posterior. / Foto: Especial
Hoy gracias a ese equipo y a su técnico podemos decir que somos campeones una vez más. La Arena Cora entró a la lista de inmuebles en donde Necaxa ha levantado la copa y en una noche mágica fuimos testigos de un título conseguido 'A lo Necaxa'.

Bien dicen que si no se sufre no es Necaxa, y vaya que la Final ante Coras fue muy sufrida desde la primera mitad del partido cuando Carlos Ramos se fue expulsado apenas dos minutos después de que los nayaritas nos habían empatado el partido.

Jugando con diez y perdiendo dos a uno, el panorama lucía negro. Mucho más cuando en la segunda mitad, Diego Hernández marcó el tercero y dio pie a la fiesta que se había nacido en la Arena Cora, fiesta en la que entre los presentes era Necaxa y su afición que viajó a tierras nayaritas eran los únicos que no estaban invitados. Pese a ello, los Rayos se autoinvitaron e hicieron propio el festejo.

Los ingresos de Kevin Chaurand y de Jonatas Goncalves no parecían los ideales para tratar de revivir en un partido en el que si bien atacábamos, parecía que el equipo jugaba en cámara lenta y sin la intensidad que se requería. Un penal convertido por 'Tatá' nos devolvió la vida faltando tan solo doce minutos para el Final.

Con el tres a dos apareció la magia de un Necaxa que no se dio por rendido y que puso, lo que los cronistas suelen llamar "Lo que hay que poner". Victor Lojero cayó las bocas de sus detractores y empató el partido para enviarlo a unos tiempos extras que minutos antes no creíamos que llegarían. El propio capitán nos dio la ventaja al 111' de acción y parecía darnos el título.

No obstante, el futbol parecía echarnos a perder la fiesta cuando al 122' Abraham Riestra, quien tuvo una gran campaña, regaló un penal que sirvió para hacer el partido aún más dramático y para que Coras volviera a arrancarnos el sueño por algunos minutos al empatarnos el partido a cuatro goles.

Necaxa nunca había jugado una Final que se fuera hasta la definición en los once pasos, y nunca había disputado una en la que pareciera tener el título, haberlo perdido y nuevamente haberlo tenido. La perfección desde el manchón penal, el quinto gol de la serie marcado por Lojero y la atajada de Jesús Gallardo fueron algunos de los ingredientes de un título que si alguien lo hubiera escrito, no hubiera sido tan dramático, ni tan emotivo como resultó.

Se sufrió si, y se sufrió mucho. Todo parecía perdido y el equipo sacó el coraje para hacerse con un título histórico en una Final que sencillamente fue épica. Coras fue un gran rival y sería absurdo menospreciarlo, pero el futbol premió al equipo que hizo más por la copa desde el primer minuto de la serie.

Miguel Fuentes, Jorge Sánchez, Abraham Riestra, Jesús Gallardo y varios más de esos 'desconocidos' que criticamos -al menos yo en lo personal- fueron parte importante de un título tan inesperado al comienzo de la campaña, como merecido al final de la misma. En específico, el técnico, probablemente el más criticado a lo largo del torneo aguantó y nos calló la boca.

Mucho se le criticó a Fuentes el prescindir de gente como 'Tatá' o de no encontrar una alineación titular durante el torneo. Incluso en la liguilla después de caer ante Atlante en la Ida, pocos pensamos que nos fuéramos a levantar y el trabajo que hizo el técnico fue muy acertado. No solo encontró a su 'once', sino que hizo ajustes y le cambió la cara al equipo en las instancias finales del torneo.

El portero Jesús Gallardo fue otro de los más criticados por
los aficionados rojiblancos durante el torneo. / Foto: Mexsport
Miguel Fuentes fue en demasía criticado y hoy es justo reconocerle la labor que hizo. Es cierto que en grandes lapsos del torneo el equipo jugó mal, pero eso fue parte del camino que poco a poco llevó a Necaxa a mejorar. Hoy no podemos sino agradecerle a un técnico entregado y a unos jugadores que se partieron el alma.

El Necaxa con menos presupuesto y con menos nombres de los últimos años es el que en base a corazón y con inteligencia para hacer ajustes sobre la marcha consiguió hacerse con un título que se nos había escapado de las manos en las anteriores Finales y que parecía escaparse en esta también.

Hoy no queda mas que reconocer que me equivoqué y decir la frase que da título a este texto: Perdóname Miguel Fuentes, perdóname Necaxa. Y que me perdonen todos esos jugadores a los que si bien al principio les di el beneficio de la duda, terminé criticando prontamente por "no ser los indicados". Hoy, la mitad de la tarea está hecha y no queda sino disfrutar el título mientras esperamos el arranque de un torneo en el que pase lo que pase jugaremos por el ascenso.

Gracias Necaxa, Gracias Fuentes!
Share on Google Plus

About Gerardo Taker

Apasionado del mundo de los deportes desde que tiene uso de la razón. Nació en la Ciudad de México y no tiene entre sus planes el abandonar la capital.
    Comenta con Google
    Comenta con Facebook

0 comments:

Publicar un comentario